Ver pantalla completa

En el marco del “Concurso de Ideas-Proyecto para la Promoción de la Cultura Científica 2016”, impulsado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia de Buenos Aires, el Museo de Ciencias de Bahía Blanca obtuvo un subsidio para el proyecto “Jardín de Nativas del Museo de Ciencias”.

En el “Parque de la Ciudad de Bahía Blanca” (distante 6 kilómetros del radio urbano), donde se encuentra emplazado el museo, se ha detectado un área de tres hectáreas que no ha sido afectada por la forestación artificial introducida por el hombre. La importancia de este sector, reside en que contiene especies vegetales autóctonas de la región de Bahía Blanca, las que a su vez interactúan con otras, formando un auténtico nicho ecológico. Entre ellas el Caldén (Prosopis caldenia) de la Familia de las Leguminosas, especie dominante de este bosquecillo que, por esta razón, recibe el nombre de Caldenal. Este es un árbol de porte mediano que alcanza frecuentemente 11 ó 12 m de altura, con tronco corto de hasta 2.5 m de alto y 1.5 m de ancho. La copa es generalmente de gran desarrollo, semiesférica y de hasta 5 m de diámetro, con abundantes ramificaciones tortuosas. El Caldén es una especie exclusiva de la Provincia del Espinal, donde uno de los distritos lleva su nombre.

La propuesta consiste en aprovechar este relicto de vegetación con un costo mínimo, generando un jardín de plantas nativas que posibilite el acceso del público.

OBJETIVOS PRINCIPALES DEL PROYECTO:

• Preservar el sector del caldenal anteriormente mencionado.
• Considerar este Bien Natural como Patrimonio Urbano del Partido de Bahía Blanca (Decreto Nº898/2006), siendo el Departamento Educativo del Museo de Ciencias el responsable de activarlo ante la comunidad educativa de todos los niveles y a la sociedad en general.
• Promocionar la visita y contemplación del bien patrimonial natural, por medio de itinerarios didácticos, con rutas variadas y fluidas que lleven a los niños desde nivel Inicial hasta los de nivel Universitario o Terciario y al público en general, a una significativa alfabetización sobre la protección y uso responsable de los recursos del paisaje circundante.
• Promover una educación coherente con la unidad indisoluble HOMBRE-NATURALEZA-SOCIEDAD, donde las necesidades básicas del individuo impliquen el aprovechamiento de los recursos que están a su disposición, de un modo racional, que lo lleven a preservar el patrimonio que es de todos y lograr identificarse con él.

Descargar Plano estructural

Descargar Plano de plantación

Descargar Plano de vegetación